La cultura apunta a factor de socialización para reactivarse tras la pandemia

• La directora del Idartes, Catalina Valencia, estimó que el sector arte y cultura tendrá este año una reducción de 312.000 millones de pesos colombianos (unos 91,2 millones de dólares).

EV COLOMBIA

El sector cultural apunta al factor de la socialización para reactivarse tras la pandemia, pues el teletrabajo llegó para quedarse y los contactos sociales se redujeron, afirmaron este miércoles expertos en un foro organizado por la Agencia Efe y el Instituto Distrital de las Artes (Idartes) de Bogotá.

El secretario de Cultura de la capital colombiana, Nicolás Montero, expresó que «el trabajo virtual llegó para quedarse» y que «se calcula que el 35 % de la gente se va a quedar trabajando en la casa» tras la pandemia.

«Eso quiere decir que el trabajo va a dejar de ser el sitio donde socializábamos, el mundo cambió no solo por la pandemia sino por los descubrimientos de la pandemia», expresó el secretario en el foro «La reactivación de la cultura en la pospandemia», que fue virtual.

En ese sentido advirtió que la gente tendrá que buscar cómo socializar y esa oportunidad la tiene que aprovechar la cultura, que puede «reactivarse muy rápidamente» porque ofrecerá «esos servicios de socialización que se van a perder con el teletrabajo».

Además de Montero, en el foro, que fue moderado por el director general de Efe para Sudamérica, Manuel Fuentes, participaron la directora de Idartes, Catalina Valencia; el director teatral argentino Manuel González Gil, y la directora de Cultura de Uruguay, Mariana Wainstein.

AYUDAS DE LAS AUTORIDADES PARA EL SECTOR

Wainstein consideró necesario comunicar que la cultura «es parte de la salud, del espacio sanitario de la gente», razón por la cual su dirección creó una plataforma para que los uruguayos pudieran acceder a contenidos desde sus casas.

«Nosotros armamos en cuatro días una plataforma que se llama ‘Cultura en Casa’ y en esa plataforma la idea era llegar a la gente en sus casas. Ahí comenzamos a compartir bienes culturales que teníamos en archivo», detalló.

Explicó que luego crearon «un fondo solidario cultural», con dineros públicos y privados, para el cual hicieron encuestas sobre el impacto de la pandemia en las artes, en las que evidenciaron, por ejemplo, que un grupo que se vio muy afectado fue el de los docentes.

«Hicimos llamados a artistas docentes para subir clases de arte en casa y se presentaron 700 personas. Empezamos a dar premios a 100 personas con cinco clases cada una. Luego compramos entradas a futuro, compramos 11.700 entradas para espectáculos que en un futuro pudieran usarse», aseveró.

En el caso de Bogotá, la directora del Idartes estimó que el sector tendrá este año una reducción de 312.000 millones de pesos colombianos (unos 91,2 millones de dólares), por lo que las autoridades locales han hecho «un gran esfuerzo por habilitar a 2.275 empresas y organizaciones del sector creativo».

«Ya empezamos a hacer alguna reapertura gradual de algunos escenarios de Bogotá y el 40 % corresponde a las actividades que coordinamos desde el Idartes, que son música, teatro, artes audiovisuales, artes plásticas y espectáculos en vivo, entre otras», añadió Valencia.

LA CULTURA SERÁ MÁS ESENCIAL

Valencia cree que las artes serán más esenciales porque «si la gente se queda trabajando en casa va a tener que salir a socializar de otra manera».

«Quizás sea una de las oportunidades para mostrar que los ejercicios culturales tienen un valor fundamental para la socialización de la gente, que es un retraso que tenemos de alguna manera», dijo.

González Gil advierte que para que todo esto ocurra se debe esperar que se concreten dos «pasos fundamentales», el primero de los cuales es que «la vacuna haga su efecto y que la gente pueda recobrar la confianza de poder sentarse en un espacio con un prójimo».

«En segundo lugar se debe dar un tiempo de reactivación económica a los países que están perjudicados. Va a ser muy duro reactivar una economía, que la gente vuelva a acceder a salas teatrales y poner todo en funcionamiento. Siento que son dos esperas de tiempos distintos, las dos necesarias para que vuelvan a funcionar», señaló.

Wainstein manifestó, por su lado, que antes de la pandemia «valorábamos mucho la planificación a largo plazo y ahora valoramos planes que, si bien son a largo plazo, tienen una flexibilidad extrema porque todo puede cambiar hoy, mañana».

Por ello, hizo un llamado a que se modifique la forma de trabajar del sector y a escuchar a los artistas para saber qué es lo que se necesita para retomar el impulso tras la pandemia.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba