Opinión
Opinión: Es necesario un cambio de actitud

Por: Analítica.com │ Twitter: @Analitica

Si bien es cierto que el venezolano tiene muchos buenos atributos, tal vez como decía Arturo Uslar Pietri, por esa característica fundamental de nosotros, de ser “toderos” o en otras palabras, ser capaces de adaptarnos a cualquier circunstancias y responder, bien o mal, según nuestras capacidades individuales; pero tenemos también un enorme defecto que es lo que calificamos como la “viveza criolla”, es decir, la actitud de saltarnos, a la torera, los obstáculos, pero sobre todo, el debido acatamiento a las normas, sean estas de cualquier naturaleza, legal, moral o social.

Basta transitar por cualquier calle o avenida y veremos, en pleno ejercicio, esa actitud que consiste en no respetar ninguna norma de tránsito, particularmente los semáforos que, para muchos, son inexistentes. Pero hay muchas más muestras de incivilidad, como acelerar el vehículo para impedir que otro se adelante o estacionarse en lugares prohibidos porque para qué hay que pagar un estacionamiento. O atravesar las calles o avenidas no por donde este señalizado el paso sino por donde mejor nos venga en gana. Y no se hable de la actitud sobrada de los motorizados.

Lo mismo ocurre en las numerosas colas que se forman hoy para cualquier actividad o trámite administrativo, siempre veremos a un “listo” inventar cualquier excusa para pasar de primero.

Esta mala maña fue muy bien tipificada hace unos cuantos años por Antonio Arraiz, en su famoso relato sobre Tío Tigre y Tío Conejo, y más allá de la comicidad de las aventuras narradas, son muestras de comportamientos anómicos que son contrarios a la necesaria civilidad que hace posible una convivencia armónica en cualquier sociedad organizada.

Vista la terrible crisis que hemos padecido en estos años y el deseo de muchos de que ocurra un cambio, es bueno decir que este no sucederá si antes no hemos interiorizado que este debe comenzar por nosotros mismos, entendiendo que, para que una sociedad progrese, tenemos que ser responsables, acatar las normas, pero sobre todo ser solidarios, y entender que solo juntando esfuerzos podremos reconstruir nuestro hermoso país.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba