Fortalecen red de apoyo a migrantes venezolanos en Cúcuta

◉ Han podido ayudar a crear emprendimientos a dos mil familias migrantes y retornadas que quedaron desasistidas durante la pandemia de covid-19

EL VENEZOLANO COLOMBIA | EL NUEVO SIGLO

En la capital de Norte de Santander se tejen historias de integración y redes de apoyo entre colombianos retornados y personas migrantes provenientes de Venezuela, en condición de vulnerabilidad.

Élcida Flórez, Angélica Lamus, Mariányela Flórez, Carlos Albarracín y Jhon Flórez ofrecen ayuda a personas migrantes y retornadas que huyen de la crisis del vecino país y que transitan o están radicadas en la ciudad de Cúcuta.

Según manifiesta Flórez, “se hicieron más fuertes espiritualmente cuando lo perdieron todo en Venezuela y fueron expulsados por el gobierno de Nicolás Maduro en agosto del año 2015”.

Angélica Lamus creó la fundación Humildad Extrema, y Élcida Flórez la fundación Camino de Vencedores;  mientras que Mariányela y Jhon abrieron la fundación Visión y Reto Fénix.

Entre los logros más importantes de los líderes mencionados está el construir la vivienda de la Fundación Visión y Reto Fénix, donde han podido dar albergue a muchos migrantes venezolanos y colombianos retornados que cruzan la frontera y que tienen por destino otras ciudades de Colombia u otros países. Estos jóvenes también se enfocan en programas de empleabilidad para esta población vulnerable, y a través de una empresa de construcción familiar han logrado emplear a más de 100 migrantes y retornados.

Élcida Flórez comentó que han podido ayudar a crear emprendimientos a dos mil familias migrantes y retornadas que quedaron desasistidas durante la pandemia de covid-19.

«Nosotros los retornados colombianos vivimos la misma situación que los migrantes venezolanos, pero no éramos tomados en cuenta porque supuestamente lo teníamos todo, y eso no es verdad”, manifestó Angélica Lamus, quien a la vez rememora que se armó de valor para crear la Fundación Humildad Extrema, para ayudar a sus paisanos colombianos retornados y a las familias migrantes venezolanas.

Desde la Fundación Raíces Norte de Santander, Carlos Albarracín cuenta que en los momentos más duros por la emergencia sanitaria pudieron brindar mercados y apoyos para medicinas a los migrantes venezolanos más vulnerables en la ciudad de Cúcuta.

Mariányela Flórez destaca que su lucha social no solo es por los migrantes y retornados, sino por los colombianos vulnerables en las comunidades de acogida. “Las puertas están abiertas para las personas que quieran sumarse a ayudar desde cualquiera de estas fundaciones que integran la red Mírame”, puntualiza.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba