Migrantes venezolanas son presas de traficantes sexuales al huir de su país en crisis

• Las autoridades colombianas habían estado investigando 60 casos reportados en los primeros nueve meses de 2021, en los que traficantes sexuales victimizaron a migrantes venezolanas

EL VENEZOLANO COLOMBIA | SENTIDO COMÚN

En su primer día en lo que pensó que sería un trabajo limpiando pisos, una migrante venezolana llamada Patricia, que en su casa había vendido pescado en un puesto del mercado, se encontró atrapada dentro de lo que resultó ser un burdel.

     Mantenida prisionera durante dos meses, recibió comida y lencería limpia durante el día a través de una pequeña ventana en su habitación. Por la noche, dijo, llegó una serie de hombres exigiendo sexo. Un cliente la apuñaló en el brazo izquierdo cuando ella insistió en que usara condón.

     “Nunca pensé que me pasaría algo así”, dijo Patricia, una mujer de 36 años y madre de dos, al relatar su fuga del burdel en Colombia y su huida a Ecuador. Este medio acordó solo usar su nombre de pila.

     Si bien el tráfico sexual es un problema mundial, los defensores de los derechos humanos dijeron que se ha vuelto especialmente agudo en los últimos años entre las migrantes que han huido de la dictadura y la crisis económica de Venezuela. Funcionarios gubernamentales y grupos de derechos en la región andina dijeron que los traficantes explotan el éxodo de casi seis millones de personas de Venezuela, la crisis de refugiados continua más grande del mundo, en número de migrantes que huyen, después de Siria, al obligar a algunas a la esclavitud sexual con ofertas laborales falsas.

     La pandemia ha empeorado las cosas, con traficantes que reclutan mujeres a lo largo de senderos clandestinos que utilizan los venezolanos debido al cierre de las fronteras nacionales durante gran parte de los últimos dos años, dijo Coralia Sáenz, quien rastrea la trata regional de mujeres desde la oficina de International Organization for Migration, un organismo de las Naciones Unidas.

 El tráfico sexual y la prostitución que impulsan opera en las sombras. Las migrantes venezolanas casi nunca lo denuncian. A menudo, se sienten demasiado avergonzadas o temen las represalias de las bandas de traficantes o la deportación porque carecen de estatus legal, dijo Daniel Palacios, ministro del Interior en Colombia, hogar de dos millones de migrantes venezolanos, más que cualquier otro país.

     Agregó que las autoridades colombianas habían estado investigando 60 casos reportados en los primeros nueve meses de 2021, en los que traficantes sexuales victimizaron a migrantes venezolanas. Eso se compara con cinco casos reportados en 2017.

     “El crimen está sub-reportado en forma masiva”, dijo Palacios. Aun así, agregó, “se ve un aumento exponencial de casos a medida que la situación en Venezuela empeora”.

     Como muchos migrantes venezolanos, Patricia, quien terminó en el burdel colombiano, huyó de su país por el hambre, la hiperinflación y el desempleo provocados por una contracción económica de 80% en siete años.

     Estaba vendiendo café en las calles de Bogotá en diciembre pasado cuando una mujer se le acercó y le habló de un trabajo en un restaurante. La mujer le compró un pasaje de camión y la acompañó a Cali en el suroeste de Colombia, mientras los hijos de Patricia se quedaron con familiares en Bogotá. Pero una vez dentro de un bar que también sirve como burdel, dijo Patricia, dos hombres corpulentos la forzaron a una habitación trasera y cerraron la puerta.

     “Empecé a gritar, pero me dijeron: ¿no sabes por qué te trajeron aquí?”, recordó después de reasentarse en Quito con la ayuda de Hummingbird Wings, un grupo que ayuda a las víctimas de la esclavitud sexual.

     María Elena Guamán, portavoz del grupo, dijo que la privación generada por la pandemia dejó a muchas mujeres más dispuestas a aceptar propuestas falsas de empleo y matrimonio anunciadas por los traficantes en las redes sociales.

     “Ellos encuentran tu punto débil”, dijo Guamán. “Si tu sueño es estudiar, te ofrecerán una beca. Si necesitas trabajo, te ofrecerán trabajo. Si necesitas ropa, la conseguirán. Nunca se les ocurre a las víctimas que están siendo reclutadas”.

VENEZOLANAS COMO ESCLAVAS SEXUALES EN COLOMBIA

En la ciudad colombiana de Barranquilla, el dueño de un negocio de pornografía en línea disfrazado de sacerdote atrajo a las venezolanas a su casa, diciendo que era un refugio para migrantes. Más tarde, la policía dijo que encontró a 30 venezolanas quienes dijeron que habían sido obligados a realizar actos sexuales frente a cámaras web.

     En marzo, la policía colombiana rescató a siete mujeres venezolanas a las que les habían prometido trabajos como camareras de bar en un pueblo agrícola cerca de la frontera con Venezuela. Llegaron desnutridas, pero se les dio abundante comida y se les hicieron cambios de imagen de belleza, dijo Edwin Méndez, un agente de la policía colombiana que investigó el caso. Luego, se les dijo a las migrantes que cada una debía más de mil de dólares por alojamiento, comida y transporte y que tendrían que pagar sus deudas vendiendo sus cuerpos.

     “Si hubiera quejas de los clientes, las mujeres serían multadas, lo que las endeudó aún más”, dijo Méndez al relatar el caso, que dio lugar a ocho detenciones. “Fueron tratadas como animales”.

     A principios de este año, la Fundación Renacer, que trabaja para prevenir la explotación sexual de menores, encontró en la ciudad fronteriza colombiana de Maico que “48 de las 50 prostitutas que conocimos eran venezolanas”, dijo Viviana Blanco, psicóloga del grupo. “En algunas comunidades no hay prostitutas colombianas porque todas han sido desplazadas por venezolanas”.

    Blanco dijo que es difícil saber cuántas son víctimas de tráfico sexual. Dijo que cuando las migrantes viven en las calles, algunas terminan vendiendo sus cuerpos por comida o simplemente para pasar una noche en el interior.

     “Se llama sexo de supervivencia”, agregó.

     El vecino Ecuador es ahora el hogar de alrededor de medio millón de venezolanos que se sintieron atraídas por la economía relativamente estable del país basada en el dólar. Pero después de atravesar tiempos difíciles, algunas se dedican a la prostitución.

     “No quiero hacer esto”, dijo una venezolana de 22 años quien llegó a Quito a principios de este año después de huir de su país. Una amiga venezolana que era trabajadora sexual en Ecuador la ayudó a incorporarse a esa línea de trabajo después de que no pudo ganarse la vida dignamente haciendo un trabajo normal en Colombia. Mientras se tomaba un descanso en un burdel donde gana 15 dólares por cliente, dijo: “Las otras chicas aquí se acercan a los clientes y bailan para ellos y se sientan encima de ellos. Pero no me gusta. Solo quiero volver a casa “, refiriéndose a Colombia, donde tiene familiares.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba