Por cada dólar invertido en migrantes, el país puede ganar 2: Banco Mundial

• El Vicepresidente de la entidad explica el apoyo financiero para que Colombia atienda a Venezolanos

EL VENEZOLANO COLOMBIA | EL TIEMPO

Por cada dólar que Colombia gaste en acoger y atender a inmigrantes venezolanos puede llegar a ganar dos dólares, según cálculos del Banco Mundial.

Así lo señala Carlos Felipe Jaramillo, vicepresidente de la entidad para América Latina y el Caribe, quien visita a Colombia justamente para anunciar la aprobación de un crédito de 500 millones para fortalecer la integración social y económica de dichos migrantes que han tenido que salir de Venezuela ante la ya muy larga crisis humanitaria de ese país.

Jaramillo señala que Colombia está adoptando políticas «muy ejemplares y muy generosas con esta población que está en dificultades».

En Colombia, el número de venezolanos mayores de 15 años ya supera los 2,47 millones, según cifras del Pulso de la Migración revelado por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) en octubre. De los encuestados, la gran mayoría (el 95,9 por ciento) manifestó que su intención en un año es permanecer en territorio nacional. Solo el 3,1 por ciento planea volver a Venezuela y el 1 por ciento buscaría irse a otro país.

Cuando se discutió la operación de crédito en el directorio de la entidad, comenta el vicepresidente, «muchos países aplaudieron con mucho entusiasmo y admiración las políticas que Colombia ha montado para el tratamiento de los migrantes venezolanos, el estatus de protección temporal, la extensión de 10 años de la residencia legal y acceso a servicios».

La ganancia de ayudar a los migrantes

En suma, dice Jaramillo, «Colombia está siguiendo una política que nos parece absolutamente maravillosa, no solamente desde el punto de vista moral y ético de acoger gente en dificultades sino, además, desde el punto de vista económico».

Y sobre esto último, el directivo del Banco Mundial dice que han hecho varios estudios y «calculamos que por cada dólar que Colombia gasta para acoger a los inmigrantes, puede ganar hasta alrededor de dos dólares de retorno económico».

Esa posibilidad se abre si se regulariza si se les permite trabajar, si se les permite pagar impuestos, consumir y aportar, dice el directivo. «Si se logran emplear, se formalizan; pagan sus impuestos de nómina. Algunos de ellos quieren ser emprendedores.»

El directivo menciona un caso que vio en Cúcuta de un venezolano que montó una pequeña empresa para enseñar a bailar y, además genera empleos para colombianos. «Los aportes son múltiples, pero al final -dice- es más actividad económica que va a redundar en beneficio para todos los colombianos».

Si bien es algo que ya está ocurriendo, aún sucede de manera limitada, porque hay un buen número de venezolanos a los que no se le reconocen sus diplomas o certificados universitarios o de bachillerato. Según Jaramillo, la tramitología para reconocerlos todavía es dispendiosa y lenta, entonces no se puede aprovechar su nivel de calificación.

El vicepresidente comenta que el proceso de regularización está en marcha y va acelerado, pero que, aún así, hay muchos que no tienen los documentos y deben recurrir al trabajo informal.

«Están aportando menos y por eso es importante acelerar la regularización, el reconocimiento de diplomas, y eso nos va a acercar a los dos dólares de retorno», señala el funcionario.

Jaramillo ve un potencial de aporte en diversas áreas de la economía, pero especialmente en el sector turismo. Se trata de un ámbito que viene creciendo en Colombia, pero no está tan desarrollado.

«Es un poco lo que vemos en muchos países -dice el vicepresidente-: los migrantes usualmente ocupan, mayoritariamente espacios en donde los nacionales no están tan dispuestos a trabajar.

«Donaciones que se sumaron a los créditos

Además del crédito, el funcionario explica que se han conseguido donaciones adicionales de países como Estados Unidos, Noruega o Canadá, que significaron 26 millones de dólares adicionales.

De acuerdo con Jaramillo, Colombia, por ser un país de renta media, no tiene los alivios en las tasas de interés que se les conceden a los países de bajos ingresos. Sin embargo, en este caso, por ser un tema de interés global, «y Colombia estar prestando un servicio a la comunidad internacional, tiene ese aspecto muy generoso».

El anuncio del crédito del Banco Mundial se hizo de manera simultánea al de otro préstamo, de 300 millones de dólares, por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con finalidades similares.

El vicepresidente del Banco Mundial explica que estuvieron muy coordinados con el BID para armar un paquete de respaldo financiero a la política migratoria de Colombia.

Mientras el BID está muy metido en municipios donde hay concentración de venezolanos, el Banco Mundial apoya la política para manejar el problema de la xenofobia.

Sobre este aspecto, Jaramillo subraya que el comportamiento de los colombianos ha sido admirable. Mientras en otros países a los que han llegado venezolanos hay problemas serios de xenofobia «aquí han sido casos realmente aislados y menores».

De todas formas, dice hay que tener una política y mantener un tema de comunicaciones para que la gente entienda los beneficios y no vaya a reaccionar contra los venezolanos por desconocimiento.

Se reabrirá frontera con Ecuador

El 1.º de diciembre, Ecuador y Colombia reabrirán su frontera terrestre, tras permanecer cerrada durante 20 meses debido a la pandemia de covid-19. Así lo anunciaron ayer en Quito los presidentes de ambos países, Iván Duque y Guillermo Lasso, respectivamente. Será “una apertura ordenada, estructurada, bien focalizada”, dijo Duque, quien hizo una visita relámpago a la capital ecuatoriana en la que se abordaron, principalmente, temas de seguridad por la crisis que sufre dicho país. También informó que las dos naciones compartirán la oficina de innovación que abrió Colombia hace poco en Jerusalén. Allí se dividirán gastos y espacios.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba