Es un mito que la criminalidad está relacionada con la migración

• Según datos de la Policía Metropolitana de Cúcuta, solo 360 de los 1.355 detenidos fueron venezolanos. Esto evidencia la baja influencia de la criminalidad venezolana en la ciudad

EV COLOMBIA |  ESTOY EN LA FRONTERA

El total de capturas de venezolanos en el área metropolitana de Cúcuta representa el 0,24% de la migración venezolana que vive en los seis municipios que comprenden el área. Esto en el período de enero y marzo de 2020.

Según datos de la Policía Metropolitana de Cúcuta, solo 360 de los 1.355 detenidos fueron venezolanos. Esto evidencia la baja influencia de la criminalidad venezolana en la ciudad.

En lo que va de año, en el mismo período, comprendido entre el 1 de enero al 11 de marzo, unos 429 venezolanos han sido capturados de un total de 1.538, solo en el área metropolitana. En relación al total de la población venezolana que reside en estos seis municipios esta cifra equivale apenas al 0,29 por ciento de los migrantes.

Las cifras generales en el resto de Norte de Santander son aún más bajas, ya que solo el 0,08 % de los capturados por diferentes delitos son migrantes venezolanos. En 2020 la Policía de Norte de Santander, con jurisdicción fuera del área metropolitana de Cúcuta, registró 1.024 detenciones, en las cuales 164 estuvieron vinculadas con ciudadanos del vecino país.

SIN RELACIÓN CON LA MIGRACIÓN

En el resto del país las cifras igualmente no son muy altas. El Banco Mundial indica que solo el 4% de los delitos cometidos en Colombia son responsabilidad de venezolanos. Desde 2015, el número de capturados en territorio colombiano llega al 2 %, según cifras de la Policía Nacional. Mientras que el Inpec informó que hasta mayo de 2020, los migrantes en cárceles a nivel nacional solo representaron el 1% de la población.

Un estudio de la Secretaría de Seguridad de la Alcaldía de Bogotá,  revela que en 2018 fueron capturados 2.457 venezolanos; en 2019, 4.830, y en 2020, 3.903, números que no reflejan ni siquiera el dos por ciento del total. La secretaría también sostiene que los hurtos cometidos por venezolanos en Bogotá en 2020 fueron 1.645 de los 82.169, una cifra bastante pequeña.

“Nosotros no encontramos relación entre el proceso migratorio y las condiciones de inseguridad en el país”, dijo Jerónimo Castillo, director de Seguridad y Política Criminal de la Fundación Ideas para la Paz, en conversación con el Proyecto Migración Venezuela, refiriéndose a los informes realizados por la organización en los últimos tres años.

LÓPEZ POLÉMICA

El tema sobre  la responsabilidad de venezolanos en hechos violentos nuevamente está en la palestra debido a las declaraciones de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, sobre la muerte del Policía Nacional, Edwing Arnoldo Caro Gómez, ocurrida el pasado miércoles 10 de marzo en la capital.

López refirió durante un encuentro con la prensa que “así como se les ofrece de todo a los venezolanos, se nos de garantías a los colombianos. No podemos permitir que se aprovechen de la solidaridad de Colombia y que sigamos teniendo actos violentos por parte de migrantes venezolanos que ya han cobrado la vida de varios de nuestros ciudadanos”, expresó la alcaldesa.

“Exigimos garantías, insisto, respetamos las políticas del Gobierno nacional pero a los migrantes venezolanos todo se les ofrece, y a los colombianos qué se les ofrece, qué garantía tenemos, de que haya una competencia desleal por sus empleos, especialmente para gente humilde. De que se aprovechan de la generosidad del Gobierno de Colombia para agredir a ciudadanos colombianos”, concluyó la alcaldesa.

Tras estas declaraciones, diversas reacciones activaron la discusión en redes sociales. Políticos, analistas y expertos en la materia de la opinión pública nacional e internacional, expresaron su rechazo a las aseveraciones de López.

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez publicó en su cuenta twitter: “Rechazamos contundentemente cualquier banda criminal o delincuencial en Bogotá, pero en lugar de culpar por xenofobia a los venezolanos, debemos diseñar programas sociales de trabajo para incorporarlos laboralmente, al igual que a nuestros informales en las calles”.

Juan Francisco Espinosa, director de Migración Colombia, también expresó sus opiniones al respecto. “El delito no tiene pasaporte y la criminalidad debe ser prevenida y perseguida sin distingo de nacionalidad. La construcción de un país más seguro nos compete a todos”.

Por su parte, José Miguel Vivanco, director ejecutivo para las Américas de Human Rights Watch, trinó en su perfil de twitter: “Los funcionarios públicos siempre deben asegurase de que sus declaraciones no generen una mayor estigmatización, discriminación o xenofobia en la población. Respetuosamente, le pido a la alcaldesa Claudia López que revise el tono y contenido de sus declaraciones”.

IMPACTO

Las palabras de la gobernante bogotana han tenido un impacto grande en la discusión en redes sociales.

Parte de ese efecto se refleja en la percepción que tienen los ciudadanos colombianos sobre la criminalidad de venezolanos. Según la organización Probogotá, esta sensación se ubica en el 76%, es decir, que una gran parte de los colombianos consideran que los venezolanos son responsables de la inseguridad en el país.

El Barómetro de Xenofobia, una herramienta que estudia el comportamiento en redes sociales, informó que por las palabras emitidas por López, las publicaciones xenófobas se incrementaron en un 576% en las redes sociales.

En ocasiones anteriores, debido a hechos concretos divulgados en medios de comunicación y “viralizados” en el internet, palabras relacionadas a la xenofobia en el país han topado las noticias en la prensa y medios digitales. Un ejemplo de ello fueron las protestas por el asesinato del abogado Javier Ordóñez, suceso que desató una serie de disturbios en contra los Centros de Atención Inmediata (CAI) en la capital colombiana, hechos en los cuales vincularon a ciudadanos venezolanos con hechos vandálicos y robos a mano armada.

También a finales de octubre del 2020, Claudia López relacionó el aumento de la inseguridad en localidades bogotanas como Bosa y Kennedy, con la presencia de migrantes venezolanos. Luego de estas palabras, el Barómetro de Xenofobia indicó que diferentes palabras relacionadas a la comunidad de Venezuela se mantuvieron en tendencia esos días.

Asimismo las manifestaciones por el Paro Nacional vividas en 2019 dejaron una serie de destrozos en diferentes ciudades, relacionando a bandas organizadas de venezolanos como protagonistas de asaltos, especialmente en Bogotá. Este último suceso reseñado, disparó las alarmas de xenofobia, presentando por primera vez el tema en el tapete nacional.

“Esto demuestra que la xenofobia comienza a escribirse con mayúsculas”, advirtió Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio de Venezuela de la Universidad del Rosario, citado por el Diario El País. Para Rodríguez, Colombia no está preparada y el discurso de funcionarios de los diferentes niveles de gobierno no contribuye.

“El discurso contradictorio del Gobierno colombiano sostiene que este es un problema que se va a resolver cuando caiga Nicolás Maduro, y eso no implica que la sociedad entienda y asimile el proceso de integración y de inclusión. No nos están preparando para eso”, indicó, agregando que, “se puede presentar un problema de tensión en el largo plazo”, sustentó Rodríguez.

◉ Para lectura completa pulse ➦Aquí

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba