Bogotanas podrán pedir ayuda por violencia de género en farmacias y mercado

• Con la campaña "#EnCasaSinViolencias", la Alcaldía busca facilitar la atención de las mujeres con más de 630 tiendas que servirán de espacios seguros para denunciar la situación de violencia en el hogar

El Venezolano Colombia | EFE

Las mujeres víctimas de violencia de género en el hogar podrán pedir ayuda en las farmacias y supermercados de Bogotá para activar el protocolo de atención de la alcaldía de la ciudad, tras una escalada de este tipo de violencia durante la cuarentena para combatir el COVID-19, que empezó el 25 de marzo.

Así lo anunció la secretaria de la Mujer de la capital colombiana, Diana Rodríguez, que aseguró que con la medida se busca atender las violencias que ocurren en casa «para que estas no se traten como un tema de puertas para adentro» y se logren «desnaturalizar, prevenir y atender mejor».

Con la campaña «#EnCasaSinViolencias», la Alcaldía busca facilitar la atención de las mujeres con más de 630 tiendas que servirán de espacios seguros para denunciar la situación de violencia en el hogar.

Esta medida fue tomada luego de que al menos 19 mujeres fueran asesinadas por sus parejas durante el aislamiento, lo que representa casi un tercio del total de 37 feminicidios registrados este año en el país, según cifras la Fiscalía General de la Nación.

Las mujeres tienen que dirigirse al personal encargado de las tiendas, que les plantearán dos opciones.

La primera es si la víctima necesita poner a salvo su vida, el encargado llamará a la Policía para que la proteja y se activa una ruta de atención para hacerle seguimiento al caso.

Si la mujer solo quiere información para saber cómo recibir atención de su caso, el encargado le brindará una información básica y tomará su nombre y teléfono para reportarlo a la Secretaría de la Mujer.

Unas 60 abogadas y sicólogas de esa Secretaría se encargarán de agilizar la atención de los casos que reciban.

La propuesta surge de una alianza entre la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), los supermercados D1, Justo & Bueno y Ara y la Droguería Farmatodo de Bogotá y la Alcaldía.

La iniciativa sigue el ejemplo del plan español «Mascarilla-19», que invitaba a las mujeres en riesgo a acercarse a una farmacia y solicitar una «Mascarilla-19».

El uso de estas palabras claves era suficiente para que el personal farmacéutico contactara a los servicios de denuncia y atención de violencia de género.

Las llamadas a la línea para acompañar a las víctimas de violencia de género en Colombia sumaron 1.221 entre el pasado 22 de marzo y el 5 de abril, durante la cuarentena decretada por el Gobierno para contener la enfermedad del COVID-19, lo que supuso un crecimiento del 103 % con respecto al mismo periodo anterior. 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba